Qué comprar ¿cartuchos originales o remanufacturados?

Qué comprar ¿cartuchos originales o remanufacturados?

Hay varias razones para comprar Remanufacturados (compatibles). Lo primero que conviene recordar al hablar de este asunto es que aunque en España estamos lejos en cuanto a cifras de venta de estos artículos respecto al resto de Europa, los productos compatibles están ganando cuota de mercado a gran velocidad, de la misma forma que lo están haciendo las marcas blancas. El motivo es simple, tienen una calidad similar a los originales, la capacidad de impresión por lo general es mayor y además el precio es mucho más aceptable, uno puede ahorrar en algunos casos hasta un 75% dependiendo del modelo.

 

¿son realmente baratos?. No, la respuesta es que tienen un precio justo, aunque frente a los originales parecen realmente una ganga. El parecer tan baratos es el argumento que esgrimen algunas marcas originales para crear la duda sobre la calidad de los compatibles en el consumidor, la estratégia es la misma que siguen ahora con las marcas blancas.

 

Para disipar cualquier duda en cuanto a la calidad de los compatibles, basta con aclarar que no tienen nada que ver con los cartuchos rellenos de antaño. Los compatibles son nuevos o remanufacturados, opción medioambientalmente hablando más recomendable esta segunda.

Los remanufacturados son aquellos que se desmontan para sustituir las piezas más delicadas o gastadas por el uso, el proceso se realiza meticulosamente y el producto debe pasar rigurosos controles de calidad, por eso la diferencia es importante respecto a los rellenos en cuanto a fiabilidad y calidad de impresión, además, en muchos casos cuestan lo mismo o menos.

 

¿Cómo es posible ahorrar tanto por la compra de productos compatibles?

Bien, esto es sencillo de explicar. Si partimos de la base de que el compatible es significativamente más barato y tenemos en cuenta la capacidad de impresión del mismo, veremos que dependiendo de cada caso, el ahorro es mayor. Pongamos un ejemplo, supongamos que el original costase 10 € y el compatible 7€, pero este además es de alta capacidad e imprime el doble, lo que sucede en este caso es que por 3,5 € usted imprimirá el mismo número de copias que con el original y que cuando el original se haya agotado a usted le quedarán todavía las mismas copias por hacer, es decir otros 3,5 € que completarían la vida del cartucho compatible. O dicho de otra manera, imagínese que la marca blanca de aceitunas que usted consume habitualmente de la marca original, además de costar un 30% menos, viene con el doble de aceitunas.

 

Teniendo en cuenta todo esto, la pregunta es, ¿Por qué no probar el compatible? Son productos con garantía, así que no tengo nada que perder, y aún así, sería prudente comprobarlo, si no me convenciese habré gastado el coste de la prueba, coste muy inferior a lo que me costaría el original, además probablemente lo consumiré igualmente, así que perder, lo que se dice perder, no pierdo nada. Si por el contrario me convence, que es lo más probable, ¿Cuánto dejaré de gastarme en cartuchos el resto de mi vida?

 

Este razonamiento es aplicable también a las empresas. Según la famosa consultora Gartner, el coste medio en consumibles de impresión en una empresa se encuentra entre el 1 y el 3% de su facturación. La diferencia de coste entre los originales y compatibles oscila entre el 5 y 60%, si la empresa tiene en cuenta la capacidad de impresión como antes comentábamos, el ahorro en el consumo puede situarse fácilmente entorno al 50% en estos consumibles, lo que supondría una reducción nada desdeñable según el dato ofrecido por Gartner. Si usted tiene una empresa le animamos a consultar su coste de impresión con su director financiero.