Cuidado y mantenimiento de los Cartuchos de Tinta

Cuidado y mantenimiento de los Cartuchos de Tinta

Cuidado de los cartuchos:

1. Nunca dejes que un cartucho de tinta se quede completamente vacío. Si lo dejas, corres el riesgo de que la cabeza de impresión se queme tratando de proyectar tinta cuando esta ya se terminó. Siempre mantén un cartucho de reemplazo a mano. Si el cartucho o tu impresora te indican que están bajos de tinta, reemplázalo inmediatamente. Los cartuchos no se puede guardar por un periodo indefinido de tiempo.

 

2. Si cuando imprimes aparecen líneas o puntos faltantes en el texto o imágenes de tu impresión, lo más probable es que sea hora de que limpies la cabeza de impresión de tu cartucho o impresora, según el modelo que tengas. No vayas a tocar directamente la placa de cobre de la cabeza de impresión con tus dedo! Usa el “ciclo de limpieza de tu impresora” (que se menciona en el manual de tu impresora). Nunca dejes un cartucho en un lugar caliente. Esto hace que la tinta del cartucho se expanda con el calor y por lo tanto aumentan las posibilidades de que tu cartucho tenga fugas.

 

3. Siempre mantén los cartuchos de color en posición vertical. Los cartuchos de color tienen compartimientos separados por cada color, pero si se dejan de lado aumentan las posibilidades de que haya contaminación de un color a otro.

 

4. Tras instalar un cartucho nuevo o rellenado, imprime por lo menos 2 hojas de prueba para que el nuevo cartucho se asiente.

 

5. No utilices adhesivos tales como cinta adhesiva estándar o cinta de embalaje, ya que la composición química del adhesivo daña las cabezas impresoras.

 

6. Conserva el cartucho siempre en un lugar fresco. Los cartuchos de color pueden contaminarse si se dejan por largos periodos de tiempo con cinta sobre las cabezas o si se dejan sin utilizar por mucho tiempo en la impresora

 

Mantenimiento del cartucho:

A veces una cabeza impresora y un cartucho tipo depósito, nuevo o recargado no imprimen si se han dejado por cualquier periodo de tiempo en la impresora sin utilizar. Si el ciclo de limpieza siguiendo el software de la impresora no mejora el resultado, entonces quite el cartucho y coloca la cabeza impresora en un pañuelo de papel humedecido con agua. Un dibujo alargado de tinta aparecerá en el papel y en caso de ser un cartucho de color, todos los colores aparecerán como puntos en el papel.
 

Ten siempre en cuenta lo siguiente:

1. Asegúrate de que no haya humedad en las áreas eléctricas de contacto, si fuera así, límpialas suavemente con un pañuelo de papel. Los contactos mojados pueden causar serios daños a la parte eléctrica de la impresora.
2. No utilices alcohol para limpiar las cabezas impresoras, la composición química no es compatible y puede causar problemas de obstrucción.
 

Importante:

Los cartuchos con cabezal de inyectores incorporado, están construidos con resistores eléctricos que controlan la corriente de cada orificio de salida de tinta. Los valores de resistencia (ohms) de estos resistores deben mantenerse inalterables. Cuando se sobrecalientan, el valor de resistencia cambia. Después de muchos sobrecalentamientos, el valor de resistencia puede salir del rango aceptado, resultando en baja calidad de impresión, distorsiones de colores o impresiones débiles.

 

La tinta en el cartucho mantiene a estos resistores refrigerados y previene el sobrecalentamiento. Pero si la tinta en el cartucho se acaba cuando la impresora esta imprimiendo, los inyectores se sobrecalientan y el cabezal de impresión se dañará. Si esta condición continua, el resistor se puede fundir.
Esta es la razón por la cual los cartuchos tienen un límite de vida en términos de cuantas veces pueden ser recargados.

 

Cada vez que el cartucho trabaja sin tinta y los resistores se sobrecalientan, se reduce importantemente la vida útil del cartucho. Para prolongar la vida útil de su cartucho, recargar el cartucho al primer signo de que la tinta se acaba o mientras tiene tinta.